Una vez activado el sistema de complemento por cualquiera de sus 3 vías (clásica, alternativa o de las lectinas) todas ellas convergen en la formación de dos enzimas convertasas: la convertasa de C3 y la convertasa de C5.

Ya hemos visto en inmunopíldoras anteriores que las convertasas de C3 y C5 de la vía clásica y de las lectinas son idénticas. En cambio, en la vía alternativa se forman enzimas con estructura diferente (pero la misma funcionalidad).

La formación de las convertasas de C3 es un punto de convergencia de las tres vías de activación del complemento. Y la formación de las convertasas de C5 es lo que por consenso internacional daría paso al inicio de esta vía lítica final y común.

En esta inmunopíldora presentamos esta vía lítica final de la cascada del complemento y cuáles son las consecuencias finales de todo este proceso de activación enzimática en cascada, que ha ocurrido en sistema de complemento. La vía final común permite la formación de un complejo de ataque a membranas (MAC), que produce en última instancia un poro en la bicapa lipídica del patógeno, alterando su integridad y dando lugar a un choque osmótico que produce la muerte del microorganismo.

La vía lítica se inicia por acción de cualquiera de las convertasas de C5 (la de la vía clásica y de las lectinas es C4b2b3b y la de la vía alternativa es C3bBb3b. Cualquiera de estas convertasas de C5 puede unir e hidrolizar C5 gracias al sitio de unión disponible para ello en C3b y a la actividad serinproteasa de C2b o Bb. A partir de esta reacción se produce C5a y C5b. Esta sería la última hidrólisis de la cascada del complemento.

A partir de este momento, el resto de componentes se añaden en serie. En primer lugar, C5b se une a los factores C6 y C7. Este complejo­ de 3 proteínas se deposita en la superficie de las bacterias. A continuación, el factor C8 un heterodímero de dos proteínas se une a la porción C5b del complejo C5b67, insertándose en la bicapa lipídica.

Por último, en torno a C8 se induce la homopolimerización de entre 10 y 16 moléculas del factor C9 para formar una estructura en barril que finalmente forma el complejo de ataque a membranas (MAC). El MAC permite el paso de agua y solutos libremente a través de la bicapa lipídica. La disrupción de la bicapa lipídica produce la pérdida de la homeostasis celular y del gradiente de protones a través de la membrana, y permite la entrada de enzimas proteolíticas al interior, terminando con la destrucción del patógeno por choque osmótico.

Como consecuencias de la activación del complemento se habrá producido:

  • La muerte por choque osmótico del patógeno (hay algunas bacterias resistentes a la formación del MAC sobre su pared)
  • La liberación masiva de fragmentos pequeños del complemento: fundamentalmente C5a y C3a, también llamados anafilotoxinas. Su función será atraer a células inflamatorias a la zona de la activación.

El depósito masivo de fragmentos grandes del complemento sobre las superficies de los pagótenos: fundamentalmente C3b, también llamados opsoninas. Su función va a ser dejar marcado al patógeno para ser posterioremente fagocitado por células que posean receptores para estas opsoninas (como los macrófagos y neutrófilos).

PARA AMPLIAR:

09 Hegasy Complement System Wiki EN CCBYSA

Complement system