Estoy colaborando a título profesional y como miembro de la Sociedad Española de Inmunología, con la Iniciativa Salud sin Bulos, que es tan necesaria hoy en día. Lamentablemente hay muchos bulos en internet, crueles estafadores y mucha gente engañada. Y jugar con la salud debería ser un delito. Hay mucho daño directo y muchísimo indirecto. Así que corren a chorros las mentiras por las diferentes redes sociales. Las más peligrosas llegan por Whatsapp, con mensajes como “Esto lo he probado yo, y me ha funcionado ¿porque no va a valer a otros?”; esa proximidad de quien parece que lo manda… lo hace más cercano. Y también lo acompañan con frases que suenen a supercientíficas: “esto está basado en los estudios del Condensador de Fluzo”, porque -no nos engañemos- le da más credibilidad. Y pueden tener otros ingredientes estos mensajes, pero no profundizaré hoy en esta cuestión. Hoy toca decir en voz alta y difundirlo a todos nuestros seres queridos que el hipoclorito sódico (MMS) no cura el coronavirus. Y por supuesto no cura la ELA tampoco. He realizado una investigación del bulo y lo he contado con todos los detalles al equipo de Salud sin Bulos, y lo podéis leer completo aquí.