El pasado 30 de enero tuve la satisfacción de participar como invitado en un desayuno organizado por la Escuela Universitaria de Enfermería Gimbernat en Barcelona. Esto de que te inviten a desayunar y en Barcelona, no pasa todos los días. Y mucho menos para hablar de innovación con un grupo de personas interesadas en estos temas.

Tuve un grupo de anfitriones fabuloso. Mi embajador, el culpable último de que me invitaran a Barcelona es Alex Vicente, enfermero y profesor en la Escuela, con quien había contactado por diferentes redes sociales; y que está siendo el motor de la innovación en su entorno inmediato. La Directora de la Escuela, Montserrat Antonin yo creo que tiene muy claro cuál es el rumbo que en los aspectos docentes tienen que seguir desde la Escuela. Supe que estaba hablando con alguien resolutivo y decidido desde el primer contacto. Pero también me acompañó en la acogida Amor Aradilla, que se quedó sin descanso entre tantas horas lectivas y mi visita y que es la coordinadora de calidad y de innovación docente de la Escuela. Y para poner la guinda en el pastel, Montserrat Edo (coordinadora docente de la Escuela) se encargó de presentarme y de conducir el debate sobre innovación tras las diferentes experiencias transmedia que les presenté a los asistentes al desayuno.

Aquí os dejo el video de la noticia sobre el desayuno. El montaje ágil, la edición mimada nos habla ya de “trabajos hechos desde el corazón”. Y la EUI Gimbernat, mima estos encuentros, de los que se hacen 2 cada año. Este hacía ya el número 11 en su lista de ediciones, y como me confesaban y a pesar de estar trabajando en la docencia universitaria, se convirtió en el primer desayuno que abordaba la Innovación Docente como aspecto nuclear de su contenido.

El modo de organizar estos encuentros es innovador, como reza en su slogan.  Los expertos en la temática elegida presentan en un entorno relajado y nada al uso -no es una conferencia- sus propuestas e ideas. Pero sin duda también contribuye al éxito el ambiente donde se celebran estos coloquios. En mi caso, el desayuno se realizó en un espacio moderno, funcional, acogedor. Vais a verlo en vídeo que es un lugar envidiable. Inspira tranquilidad e invita al diálogo. Se llama La Cuina de la Boquería y está muy próximo al famoso mercado barcelonés con el mismo nombre.

Las experiencias transmedia que presenté en el desayuno las podría resumir en pocas palabras, pero prefiero que veáis el video de la presentación, las experiencias y el debate. Encierra muchas sorpresas, una buena colección de videos, e incluso un fin de fiesta inesperado, con la anfitriona y el invitado bailando en la sala.

El desayuno resultó muy fructífero y cercano. El grupo reducido de asistentes eran inquietos y efervescentes y como ya os he adelantado, el espacio me pareció fabuloso. Así que me volví con un muy dulce sabor de boca. Gracias a la EUI Gimbernat por la experiencia, por la invitación. Y sobre todo es de agradecer que haya iniciativas tan punteras e innovadoras, sacando a los expertos fuera de su lugar de confort (como puede ser la universidad en este caso) y llevándoles a un terreno donde el cara a cara, el cuerpo a cuerpo es la mejor manera de interacción.

Algunas instantáneas de esta gran mañana:

Impactos: